NOSOTRAS/OS

Como anarquistas anhelamos la destrucción completa y sin condición del capitalismo y el estado. Y luchamos para construir un mundo sin clases sociales, libre e igualitario. Estamos convencidos de que para construir tal sociedad donde prevalezca la libertad, debemos basarnos en los fundamentos anárquicos de Ayuda mutua, Solidaridad, Acción Directa, Autogestión, Las asociaciones voluntarias. Y organizamos alrededor de principios de Fortalecimiento teórico, Unión en táctica y  Responsabilidad colectiva. Nuestras actividades incluyen desarrollo y crecimiento teórico, agitación anárquica propagandística y participación en la lucha de clases en todo ámbito sea lo social, económico, e ideológico.

SOMOS ANTICAPITALISTAS

La naturaleza del sistema político capitalista (esclavitud moderna) es autoritaria. Sus fundamentos están basados en la competencia,  explotación del ser humano, animal y la naturaleza y consiguientemente la alienación, la inequidad inmensa de los de arriba y los de abajo que fortalece el control social y la dominación. Para nosotros, la destrucción del capitalismo se define en cinco partes:

(1) Destrucción de los monopolios, sea sobre la tierra, materia prima y todos los aparatos de producción

(2) Desaparición de cualquier división del trabajo y el trabajo asalariado

(3) Desaparición del mercado y valor de intercambio

(4) Destrucción del sistema de clases que es la base de la dominación de la sociedad  por los capitalistas, mientras que los trabajadores son quienes producen todas las riquezas existentes.

(5) socialización de producción y distribución para materializar las necesidades en base a los principios anarquistas: ¡A cada uno según su capacidad y a cada uno según sus necesidades! Recordemos que el anarquismo no es un “programa” o un plan para un futuro lejano; sino que es el movimiento vivo e histórico de resistencia diaria de los trabajadores y todos los oprimidos contra el capital en todos sus aspectos: racismo, sexismo, nacional chauvinismo, dogmatismo, especismo y ecocidio.

SOMOS ANTIESTATALES

La destrucción de todo tipo de estado nos distingue como anarquistas de cualquier organización izquierdista, no existe anarquista que considere, respalde o justifique el Estado. El Estado es un conjunto de aparatos e instituciones ejecutivas, judiciales, legislativas, militares y financieras organizadas para defender los intereses de la clase dominante y reprimir cualquier crítica contra ellos.Como decía Bakunin: “Si existe el Estado, debe mantenerse el control de una clase hacia la otra, y consiguientemente, la esclavitud. El Estado sin esclavitud es inimaginable”. No importa si lo llamamos “Estado democrático”, “Estado republicano” o “El estado de la dictadura del proletariado”. La esclavitud puede cambiarse en forma o nombre pero su esencia no cambiará. Las experiencias de los revoluciones fracasadas de bolchevismo en Rusia (1917), maoísmo en China (1949), Fidelismo en Cuba (1959), no nos dejan ninguna duda. Por eso somos enemigos eternos del Estado con cualquier nombre o en cualquier forma y promovemos su destrucción.

SOMOS ANTIRRELIGIOSOS

Una ideología del miedo y que también actúa como la droga y anestesia contra la militancia de los rebeldes sociales es la religión. Desde del primer grado nos dicen que hemos nacido con pecado. Y más adelante se refuerza en nuestra mente que si no obedecemos a las autoridades existentes (del Estado, los jefes y la Iglesia) iremos al infierno. Como si este mundo fuese el paraíso. Mientras la verdad es que   los de abajo están viviendo en el infierno ya, con pobreza, sin salud mental ni con  pensiones dignas. En resumen: quieren que seamos dóciles, pero debemos responder contra los que nos atormentan toda la vida. Hay que promover la cultura de libertad absoluta contra la autoridad de la muerta que es la  Religión.

SOMOS INTERNACIONALISTAS

Uno de los principios fundamental del anarquismo es el énfasis y la importancia del Internacionalismo. Nosotros no consideramos ninguna frontera para nuestra lucha. Luchamos para toda la humanidad sin ninguna consideración fronteriza nacional. En la época de ‘globalización’ del capital y el neoliberalismo existente, el Internacionalismo anárquico no solamente es importante sino que es primordial, y demostrar que las resistencias no están aisladas.

Lucha de clases y Revolución social

La lucha de clase de los oprimidos contra el capitalismo es parte indispensable del sistema de clases sociales, pues es inevitable reconocer que en este mundo existen dos grupos en constante fricción, los comunistas ortodoxos lo llamarían puramente proletariado, y dirían que esta clase social es la que debe tomar por asalto los palacios e instaurar la dictadura del proletariado, y que el pueblo gobierne. Nosotros, como anarquistas buscamos la emancipación social de la humanidad entera y no compartimos las posturas “clasistas y combativas” de la izquierda autoritarita, la revolución para nosotros, anarquistas, significa crear nuevas redes  para tener una vida digna y libertaria. Nosotros no esperamos que la humanidad se vuelva anarquista, ni buscamos como los maoístas, que todos nos volvamos miserables para iniciar la “revolución”. Somos conscientes de que bajo la dominación del capital, incluida su cultura mercantilista, los valores que nos implantan desde nacer tienen el fin de controlarnos. Hasta que esta formación cultural-política no sea destruida con nuestra praxis revolucionaria, no llegaremos a realizar la construcción de la sociedad anárquica que anhelamos.Estamos conscientes de la importancia de la lucha de clase para construir un nuevo mundo, entendemos por lucha de clases, justamente a la lucha constante y cotidiana que libramos los desposeídos para salir de nuestra condición de sobrevivencia y marginalidad, donde nuestro futuro esta signado por las migajas que caen de la mesa de los amo del capital. Sabemos que estos procesos no son pacíficos, y que los poderosos ejercerán la violencia institucional contra todos los rebeldes, y frente a eso debemos defendernos, mientras la libertad esté aplastada bajo las botas oscuras del capital y el Estado, nunca tendremos la paz social. Nosotros  nos adherimos a todas las formas honestas de lucha para la revolución social sea  la acción directa, el sabotaje en el ambiente de trabajo, abolición de la propiedad privada de los medios de producción y distribución, ataque colectivo de las máquinas y medios de producción y otras. Hay que aclarar que nosotros consideramos las formas de lucha mencionadas arriba desde el punto de vista táctico y no ideológico. Estamos convencidos de que la creación de una cultura de resistencia, donde ni el Capital ni el Estado, ni cualquier otro enemigo de las clases oprimidas tengan paz, es un aspecto fundamental de los movimientos sociales.

ACCIÓN DIRECTA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s